Fiat Chrysler: “Es bastante posible que tengamos que irnos” de México; Fitch alerta daños

La decisión de la Ford Motor Company de cancelar su inversión de 1.6 mil mdd para la construcción de una planta en San Luis Potosí termina con el plan de crear 2 mil 800 empleos en la entidad federativa. Como consecuencia, Fitch Ratings advierte que podría haber un impacto en la calificación del estado e incluso en la nota soberana del país. Recientemente, la calificadora asignó una nota de “A” con perspectiva estable a la entidad. Este lunes, el presidente ejecutivo de Fiat Chrysler Automobiles, Sergio Marchionne, dijo que la compañía podría suspender las operaciones en México si los aranceles fijados por un Gobierno de Donald Trump sobre los vehículos fabricados en el país e importados a Estados Unidos son demasiado altos.
Ciudad de México, 9 de enero (SinEmbargo/EconomíaHoy).- Este lunes, el presidente ejecutivo de Fiat Chrysler Automobiles, Sergio Marchionne, dijo que la compañía podría suspender las operaciones en México si los aranceles fijados por un Gobierno de Donald Trump sobre los vehículos fabricados en el país e importados a Estados Unidos son demasiado altos.
De acuerdo con la agencia de noticias EFE , Marchionne afirmó a periodistas en el Salón del Automóvil de Detroit que “es bastante posible que tengamos que retirarnos de México si las tarifas son muy altas”.
El presidente del grupo Fiat Chrysler afirmó que el sector necesita claridad sobre las políticas de la nueva administración del Presidente electo de Estados Unidos y que los fabricantes necesitarán adaptarse a sus políticas.
Marchionne declaró a preguntas de EFE  que el uso de Twitter por parte de Trump para establecer políticas e influir las decisiones de las empresas es algo nuevo.
“Es un nuevo territorio para todos nosotros. Ninguno hemos tenido antes un presidente que tuitee. Es una nueva forma de comunicación y creo que vamos a tener que aprender cómo responder”, dijo Marchionne.
“¿Qué vamos a hacer con Trump? La respuesta es nada, porque ha sido elegido. Es el presidente de Estados Unidos. Responderemos a cualquier medida que determina que es la política relevante para los Estados Unidos. Y nos adaptaremos. No es desmoralizador. Somos fabricantes de automóviles”, añadió Marchionne.
El presidente de FCA también señaló en varias ocasiones durante la rueda de prensa que los fabricantes de automóviles necesitan tener más información sobre las políticas de Trump para poder tomar decisiones.
“Necesito claridad. Todos necesitamos claridad. No somos los únicos que necesitamos claridad”, afirmó añadiendo que espera saber más sobre los planes de Trump en los próximos 90 días.
Hoy Trump agradeció en Twitter a Fiat Chrysler el anuncio realizado el domingo por el fabricante de que invertirá mil millones de dólares en Estados Unidos y creará dos mil empleos.
Trump, que en el pasado ha amenazado a otros fabricantes por su producción de vehículos en México, dijo que “finalmente está ocurriendo: Fiat Chrysler acaba de anunciar planes para invertir 1.000 MILLONES de dólares en sus plantas de Michigan y Ohio, creando 2.000 puestos de trabajo”.
Marchionne negó que el anuncio de este domingo fuese una medida calculada para evitar un ataque por parte de Trump, que hasta ahora ha amenazado a Ford, General Motors y Toyota con sustanciales aranceles aduaneros por la importación a Estados Unidos de vehículos producidos en México.
“No he hablado con el presidente (electo) Trump. No he hablado con sus asesores. La decisión ha estado siendo considerada y discutida desde hace mucho tiempo”, explicó.
Marchionne también bromeó a la pregunta de EFE si estaba aliviado por el tuit de Trump felicitando a FCA y reiteró el compromiso de la empresa de mantener la producción en Estados Unidos.
“¿Me está diciendo que estoy en la lista de los buenos?, porque él (Trump) no me lo ha dicho. ¿Sabe algo que no sé?”, dijo Marchionne entre sonrisa.
“Agradezco el comentario que realizó hoy por la inversión. Nuestra historia con Chrysler viene de hace ocho años. No hemos olvidado cómo llegamos aquí y le debemos mucho a este país. El desarrollo de Jeep internacionalmente es una obligación moral sacrosanta”, elaboró el empresario italo-canadiense.
“Tenemos que protegerlo. Aquí es donde empezó. Tenemos que asegurarnos que hacemos todo lo apropiado, tanto con la rentabilidad de Chrysler como con los niveles de empleo. Una parte clave de nuestros planes es seguir haciendo vehículos de tamaño medio y grande en EU. para nuestra expansión internacional”, concluyó.
LO QUE PIERDE MÉXICO
En abril de 2016, Ford anunció una inversión por mil 600 millones de dólares para la construcción de una nueva planta de producción de vehículos compactos en San Luis Potosí. Sin embargo, la semana pasada la automotriz estadounidense informó la cancelación de la inversión en una planta de San Luis Potosí para trasladar la producción a Estados Unidos, lo que podría derivar en un impacto en la calificación del estado e incluso en la nota soberana del país, advirtió Fitch Ratings.
El discurso del Presidente electo Donald Trump, ha estado marcado por un fuerte proteccionismo. Fueron numerosos los ataques del republicano contra los planes de inversión de Ford en México.
La empresa estadounidense había recibido incentivos fiscales por parte del gobierno de San Luis Potosí, entre ellos la eliminación del pago del Impuesto Sobre Nómina (ISN) al 100 por ciento durante 10 años, la donación del terreno y la condonación del predial al 100 por ciento. La construcción de una espuela de ferrocarril, conexión de energía eléctrica y pozos para agua.
La nueva planta se construiría en Villa de Reyes, San Luis Potosí, generaría 2 mil 800 empleos directos durante los próximos cinco años y en ella se produciría el Ford Focus, que ahora será ensamblado en la fábrica de Ford en Hermosillo, Sonora.
En un comunicado, la Secretaría de Economía señaló que México lamenta la decisión de Ford Motor Company sobre la cancelación del proyecto de inversión en San Luis Potosí; al respecto dijo “el gobierno ha asegurado la reposición por parte de la compañía de cualquier erogación realizada por el gobierno estatal para la facilitación de esta inversión”.



ADEMÁS





El dólar alcanza nuevo récord histórico por Ford y GM; cierra en 21.43 pesos en ventanilla



IMPACTO DE LA CANCELACIÓN
La cancelación de la llegada de inversión puede tener impacto sobre la calificación crediticia del estado de San Luis Potosí e incluso sobre la nota soberana de México, advierte Alberto Hernández, director asociado y analista de Fitch Ratings .
Recientemente, la calificadora asignó una nota de “A” con perspectiva estable a la entidad.
“Esta calificación estuvo sustentada en el endeudamiento bajo de San Luis Potosí en comparación con otros estados, su fortaleza recaudatoria y el dinamismo en su actividad económica”, dijo Alberto Hernández, en entrevista.
“Evaluaremos el impacto que tenga la cancelación de la planta, pero por lo pronto se mantiene el proyecto de construcción de la planta de BMW, que sería la primera de esa automotriz en América Latina y representa una inversión de mil millones de dólares”, recordó Hernández, y puntualizó que la firma toma en cuenta varios factores para realizar cambios en sus perspectivas.
El pasado 9 de diciembre, Fitch se sumó al resto de calificadoras que revisaron la perspectiva crediticia de México desde estable a negativa, con lo cual advierte que la nota del país BBB+, podría ser rebajada en un plazo de 12 a 24 meses.
En su momento, Fitch argumentó el bajo crecimiento de la economía mexicana, el enorme desafío de reducir la carga de endeudamiento público y la victoria de Donald Trump, que trajo consigo incertidumbre y volatilidad, como factores para tomar esta medida.
La decisión de Ford de eliminar una inversión de mil 600 millones de dólares de México “incrementa estos riesgos”, dijo Hernández, “pero ya en su momento la calificadora lo ponderará junto con otros factores y tomará una decisión”.
En abril de 2015, Ford anunció una inversión por 2 mil 500 millones de dólares para ampliar sus operaciones en México. Alrededor de mil 300 mdd se destinaron para la ampliación de su fábrica de motores en Chihuahua. El resto, para la construcción de una planta de transmisiones en Guanajuato.
En noviembre, el director de comunicación de Ford México, Sebastián Trotta, dijo a EconomiaHoy.mx que los planes de inversión de la automotriz se mantenían en el país, pese al triunfo de Donald Trump y una posible renegociación del Tratado de Libre Comercio (TLC).
Trotta detalló que en Chihuahua Ford trabaja en la ampliación de su fábrica de motores, proyecto que se inaugurará este año. Mientras que en Irapuato se construye una planta de transmisiones que también podría inaugurarse en 2017.
En septiembre, Mark Fields, CEO de Ford Motor Company anunciaba que durante los próximos dos a tres años mudarían toda la producción de autos pequeños a México, fuera de Estados Unidos,
Los vehículos que fabrica Ford en México se exportan al mercado de Estados Unidos, Canadá, China, Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Paraguay, Perú, Uruguay y Corea del Sur.
INVERSIONES DEL SECTOR AUTOMOTRIZ EN 2016
BMW invertirá mil millones de dólares para la construcción de la planta en San Luis Potosí, misma que iniciará operaciones en 2019. Foto: Shutterstock.
En 2016, la industria automotriz, concretó y anunció inversiones en cinco nuevas plantas de producción de vehículos por 7 mil 600 millones de dólares. Fabricó 3.45 millones de unidades; exportó 2.76 millones de vehículos y, en el mercado interno, 1.6 millones de automotores.
México recibió nuevas inversiones para la producción de vehículos Premium con mil millones de dólares para la construcción de la planta de BMW en San Luis Potosí, que iniciará operaciones en 2019 con la fabricación del sedán Serie 3.
En Aguascalientes, en la planta Compas, se invirtieron mil millones de dólares para la producción de vehículos Infiniti a partir de este 2017 a través de la alianza Renault-Nissan y Daimler.
Con una inversión de mil 300 millones de dólares, Audi inauguró el 30 de septiembre del 2016 su planta en la que fabricará la SUV Q5 San José Chiapa, Puebla.
Toyota colocó la primera piedra de su primera planta de vehículos ligeros en México, en cuya construcción en Apaseo el Grande, Guanajuato, invertirá mil millones de dólares para producir el emblemático Corolla a partir del año 2019.
La coreana Kia Motors inició en mayo la producción de su vehículo Forte que en noviembre fabricó 100 mil unidades. Su planta de producción en Pesquería, Nuevo León, implicó una inversión de 3 mil millones de dólares.
En el caso de Kia Motors, la automotriz anunció que a partir del 15 de enero de 2017 iniciará la fabricación de su modelo Río en México y pasó de un objetivo en fabricación de 300 mil vehículos en los siguientes años a 400 mil vehículos anuales en la planta en México.
Nissan también ha apostado por México para la producción del nuevo crossover Kicks con una inversión de 150 millones de dólares en Aguascalientes. Su producción inició en agosto del 2016.
 

También te puede interesar

Trump dice que Ford canceló la planta que venía a México y lo presume; la empresa lo corrige acá: no hay cambios
La cancelación de Ford cae como un balde de agua fría a SLP, que esperaba, ilusionado, los empleos
Trump no puede intimidar a empresas para que mantengan empleos en EU, dicen analistas: Bloomberg
Trump amenaza a Toyota por planta en México; la empresa responde: no quitamos empleos a EU
No es Trump, o Ford: es el modelo de México el que hace crisis, dicen académicos aquí y en el exterior